El dolor que provoca ser impotente es algo real

Ser impotente es doloroso y mucho.  Y contrario a lo que algunos podrían llegar a pensar, no me refiero a alguna especie de dolor físico que puedas estar sufriendo por la falta de erección o que sea un síntoma nuevo que no conoces.

No, con esto me refiero a que causa un gran dolor emocional el no poder tener erecciones como quisiéramos. Son muchas las consecuencias que llegan a suceder por ello y es necesario entender un poco más porque es que sucede.

La impotencia es un problema que puede llegar a sufrir cualquier persona en cualquier momento. Eso es lo más doloroso del asunto, de que cualquiera puede llegar a ser candidato y empezar a padecer de este problema.

Como se sufre la impotencia.

Para algunos pueden pensar que es un problema menor. Claro, así suelen verse muchos problemas cuando se ven desde afuera. Hay personas que piensan que es un mal menor o que no debería ser para tanto.

Pero eso solo cuestión de ponerse a pensar en la importancia que tiene el sexo en la vida del humano. Y además, debemos de pensar que en la vida moderna el sexo ya no es solo es solamente ese acto reproductivo.

El sexo hoy en día también tiene grandes implicaciones sociales. Una mujer hoy es mucho más exigente con el desempeño sexual de lo que eran las mujeres de hace unos años. Hace tiempo incluso lo aceptaban o se echaban la culpa.

dolor de ser impotente
La impotencia sexual es juzgada severamente.

Hoy en día no es así, una mujer que no es satisfecha buscará como solucionarlo. O te lo dirá en tu cara, reclamando que no le estás cumpliendo como hombre. Todos esos momentos son muy doloroso y traumatizantes para el hombre.

La impotencia se vive a cada momento del día cuando sucede, no solamente en el acto sexual. Cuando descubres que no puedes satisfacer a la mujer en la cama, esa idea estará rondando en tu mente durante todo el día.

Esa sensación comenzará a golpear tu orgullo personal, te harás preguntas sobre si eres un hombre de verdad o un hombre a medias. A fin de cuentas, en muchas culturas el desempeño sexual alto se relaciona con la hombría.

Este dolor debe ser detenido.

El problema es que este dolor puede llegar a permanecer demasiado tiempo o no hacer nada al respecto para poder curarlo. No es que lo hayamos aceptado, pero simplemente empezamos a aceptar que somos así.

Y esa no es la solución, porque incluso aunque estés escondiendo o negando el dolor ese sigue ahí. Porque una vez más al llegar al acto sexual, esa falta de desempeño saldrá a la luz recordándote que no se ha ido.

Hoy en día la impotencia puede ser combatida. Existen muchos métodos que te permiten recuperar esa potencia en la cama. Pero debes proponerte hacerlo en serio para poder llegar a salir en algún momento del problema.

Cargar con el dolor de la impotencia no es algo que nadie debería hacer. Es por eso que decídete a combatirla para poder tener el desempeño sexual que siempre has querido.

No dudes en compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest
Previous Post

Ventajas y desventajas de los alimentos para la disfunción eréctil

Next Post

Hierbas vs medicinas para la impotencia masculina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *